Flohmarkt. Berlín.

Una serie de viejas naves industriales de gran tamaño en la periferia de la ciudad, que contienen una enorme cantidad de puestos con una aún mayor cantidad y variedad de objetos, que oscilan entre lo convencional y lo inverosímil. Algunos puestos venden el contenido completo, objeto por objeto, de casas desmanteladas. El lugar carece por completo del glamour que se asocia a la estética retro y a lo vintage. Más bien recuerda al futuro catastrófico de “Mad Max”. Al igual que en dicha película, lo obsoleto se reinventa y adquiere, por necesidad, un nuevo significado. Además, el conjunto posee una fuerte carga poética, por su ubicación y su contenido.

Las cenizas de la antigua RDA, y por lo tanto de una época, de una ideología y de un modo de entender la vida y la sociedad, parecen ventilarse a precio de saldo en forma de miles de objetos que pertenecieron sus antiguos habitantes. Es un lugar excitante pero tristísimo.
La colocación, contenido y ubicación de los puestos, incluso su número o los límites entre los mismos (no existen espacios asignados), se reconfiguran día a día en función de la mercancía que sus dueños consiguen y de las demandas o preferencias de sus visitantes. Se trata de un espacio que asegura su supervivencia manejando lo obsoleto de manera altamente codificada y eficiente.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 43 seguidores

%d personas les gusta esto: